Certificaciones de Edificios Verdes


Los edificios causan grandes impactos directos e indirectos en el medio ambiente. Durante su construcción, ocupación, renovación, rehabilitación, y demolición, los edificios utilizan energía, agua, y materias primas, generan desperdicios, y descargan emisiones atmosféricas nocivas. Esto ha conllevado al establecimiento de estándares para la construcción ecológica, certificaciones, y sistemas de clasificación, con el objetivo de mitigar los impactos que tienen los edificios en el medio ambiente natural mediante el diseño sostenible.

¿Por qué buscar la clasificación o certificación para la Construcción Verde o Sostenible?
Son varios los motivos para buscar la certificación para la construcción sostenible de un proyecto. La certificación mediante cualquier sistema de clasificación verifica la naturaleza sostenible del proyecto, y puede ser una valiosa herramienta de educación y mercadeo para los propietarios y los equipos de diseño y construcción mediante el proceso de crear un edificio  sostenible. La certificación de la construcción sostenible también puede ser una manera de incentivar a los clientes, propietarios, diseñadores y usuarios a desarrollar y promover prácticas de construcción más sostenibles. Es importante notar que un edificio no tiene que ser certificado para ser sostenible y bien construido.

Las directrices que forman parte de los sistemas de clasificación también ayudan a esclarecer el mercado que está lleno de productos “verdes”. Los sistemas de clasificación también describen claramente cuáles son los estándares sostenibles a cumplir y que tipos de productos ecológicos deben ser incluidos en las especificaciones para la construcción.

Por último, el tipo de sistema de certificación que busca un proyecto depende de cada proyecto en particular; ninguno de estos sistemas de certificación es el más idóneo para todos. La naturaleza dinámica de los proyecto hace que pueda ser imposible usar uno de los sistemas y que se favorezca a otro. La selección depende de cada proyecto único y las necesidades y los requisitos de cada proyecto, como ser la ubicación, el tamaño, el presupuesto, y las metas generales del proyecto. Además, es importante comparar temas esenciales como costos, facilidad de uso, y desempeño del edificio para poder determinar cuál de los sistemas de clasificación para la construcción es aplicable y cuál de los niveles de certificación será posible alcanzar.

Los sistemas de clasificación y certificación para la construcción están en un estado de constante cambio y evolución y continúan siendo refinados para reflejar nuevos estándares y metas para lograr niveles de sostenibilidad aún mayores. Por tanto es esencial investigar las versiones más actuales de estos programas para entender los requisitos específicos a cumplir para lograr los mejores resultados.

Los Beneficios de usar estándares y sistemas de certificación en la Construcción
El diseño sostenible tiene un amplio rango de beneficios económicos y ambientales, que a menudo son logrados mediante el uso de estándares, la clasificación y sistemas de certificación. Según un estudio de edificios certificados por LEED, la USGBC ha encontrado que la energía, el carbono, el agua y los desechos pueden ser reducidos, resultando en ahorros de 30% hasta 97%, respectivamente. Los costos de operación de los edificios ecológicos también pueden ser reducidos en un 8-9% mientras su valor se ve incrementado por hasta un 7,5%. Muchos edificios sostenibles también han visto incrementos de hasta un 6,6% en los retornos a la inversión, incrementos de hasta 3,5% en la ocupación, e incrementos de hasta 3% en sus rentas. Otros beneficios de los edificios ecológicos, como ser mayor productividad y mejoras en la salud de sus ocupantes, han sido atribuidos a mejoras en la calidad del ambiente interior, incrementos en la intensidad luminosa natural, y materiales y productos más saludables en los edificios ecológicos.

En un estudio por la GSA similar (PDF), en 12 edificios sostenibles que  fueron analizados desde una perspectiva del edificio entero, los costos de operación eran menores, demostraban excelente desempeño energético, y sus ocupantes estaban más satisfechos con el edificio en general que los ocupantes de edificios comerciales típicos. Los 12 edificios del estudio de la GSA fueron comparados en cuando a su desempeño contra estándares de la industria para la energía, el agua, el mantenimiento y operaciones, los desperdicios, el reciclaje, el transporte, y métricas de satisfacción de sus ocupantes.

Aunque es posible lograr estos beneficios, es importante notar que dependen de factores como el clima, la topografía, la oportunidad, sinergias de crédito, y estándares locales para la construcción.

A continuación se describe los sistemas de clasificación para la construcción que se usan más comúnmente en los sectores privado y público en EE.UU. Adicionalmente, se incluye programas internacionales para proveer un punto de referencia para aquellos proyectos de desarrollo que se encuentran alrededor del mundo.